Seguinos en Twitter

Universidad Nacional de Lomas de Zamora Colegio de Abogados del Departamento Judicial de Lomas de Zamora

 
Zaffaroni, victima del oportunismo político
 
El artero y desvergonzado ataque que sufre por estos días el Dr. Eugenio Raúl Zaffaroni encuentra sin dudas explicación en la necesidad de sectores de la oposición  y de los medios concentrados de comunicación de generar maniobras desestabilizadoras a pocos días de las elecciones primarias que se realizarán el 14 de agosto en la Argentina.

Los ridículos pedidos de juicio político y de renuncia, lanzados por estos dirigentes y carentes de fundamentos constitucionales, y su reiteración hasta el hartazgo en los multimedios hegemónicos no hacen más que confirmar mi afirmación.

Lamentablemente, estos integrantes de la clase política argentina no tienen ni por asomo la coherencia mostrada por este magistrado a lo largo de su carrera en la Justicia. Y esto se hace evidente, una vez más, cuando quienes en determinadas circunstancias reclamaron por el resguardo de las instituciones, piden la dimisión y un insólito juicio político, ante una denuncia que quedará próximamente en el olvido cuando se le permita aclarar la situación a este juez ejemplar en los estamentos y tiempos correspondientes.

También, está claro que el monopolio mediático intenta socavar la figura de quien desnuda sus mecanismos de criminalidad mediática –el juez desarrolla este concepto en su último libro La Palabra de los muertos- y busca aprovechar la oportunidad para  realizar una demostración de poderío ante uno de los miembros del alto tribunal que en última instancia decidirá si se aplica o no la cláusula de desinversión de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual.

Es indiscutible que el Dr. Zaffaroni constituye no sólo una eminencia del Derecho Penal en toda Latinoamérica, sino que desde hace mucho tiempo se transformó en una referencia social para la población que lo escucha y lo respeta.

Su figura representa uno de los logros más importantes alcanzados por el proyecto nacional iniciado en 2003: el recambio de la Corte Suprema de Justicia que marcó el fin de la tristemente célebre mayoría automática.

También es innegable que ha sido un hombre destacado por su corrección y conducta intachable en su desempeño como hombre de la justicia y como ciudadano.

Que el Dr. Zaffaroni sea un ministro de la Corte Suprema es garantía de justicia en nuestro país. Quienes hoy lo atacan lo saben, pero motivados por el oportunismo político y sus propias miserias eligen denostar a este destacado jurista. Lo hacen para obtener un mínimo rédito y, mucho más grave aún, sin tener en cuenta la pérdida que significaría para el alto tribunal y la nación que éste no soportara la malintencionada embestida y decidiera dar un paso al costado.

A ellos no les importa si en realidad tiene o no responsabilidad alguna en el uso que inquilinos le dieron a algunas de sus propiedades. El objetivo es salpicarlo mientras chapalean diariamente en el lodazal que acostumbran transitar.

Ayer, en medio de este “vendaval político insólito”, como el mismo Dr. Zaffaroni lo calificó, desde algunas organizaciones de juristas y abogados salimos a respaldarlo frente a esta campaña de desprestigio. Es necesario desenmascarar estas maniobras y concientizar a la ciudadanía sobre éstas y ampliar las bases de apoyo para un hombre del derecho que merece el respeto de todos.

 

 

Universidad Nacional de Lomas de Zamora Colegio de Abogados del Departamento Judicial de Lomas de Zamora